Las berlinas generalistas acechan a las Premium. El Peugeot 508 y el Hyundai i40 miran con descaro al Audi A6

Tras haber visto que la batalla en los segmentos inferiores del mercado es una lucha sin cuartel donde pequeños y compactos no dan tregua para alzarse con la mayor porción posible de la tarta y de paso tratar de llevarse el título de mejor Coche del Año en Internet 2012, BP Ultimate, nos adentramos en un terreno que no por tener menor volumen está menos disputado, el de las grandes berlinas que todo hombre entrado en edad codicia.

En esta categoría el valor de marca y la singularidad es un atributo todavía más valorado, puesto que el coche es un elemento de estatus y representación capaz de hablar del éxito profesional de quien se sienta a sus mandos, y es por ello que las ventas de los modelos pertenecientes al espectro Premium han visto menos afectados sus números en un escenario de crisis total donde se espera vender la mitad de coches que hace 5 años.

Las marcas generalistas se han dado cuenta además de que con los productos chinos en el horizonte buscar su hueco comercial por el lado del precio iba a ser una apuesta de pan para hoy y hambre para mañana, así que fabricantes Europeos, asiáticos e incluso americanos se han lanzado a crear productos cada vez más evolucionados tecnológicamente y de una calidad asombrosa como se puede apreciar en creaciones del nivel del KIA Optima, el Hyundai i40, el Citroën DS5 o el Peugeot 508.

La idea es ponerle las cosas difíciles a rivales como Audi, una de las marcas que más éxito ha cosechado entre el público patrio por la capacidad de aunar en sus productos la esencia de lo deseado con lo efectivo. La última generación del A6 es una perfecta muestra de ello, un coche con una capacidad de representación inusitada que puede ir cargado con los últimos avances que la tecnología del sector de la automoción permite y que además transmite un elevadísimo placer de conducción amparado en su afamada tracción total quattro o en la última evolución de su bloque diesel V6 triturbo, sus grandes armas de diferenciación frente a los vulgares 4 cilindros con los que compiten los pretendientes generalistas.

Para hacer sombra a semejante contrincante, y aunque a priori estén encuadrados a caballo entre los segmentos D y E, los gigantes de PSA y de Hyundai, dos de los grupos más relevantes que encuadran a cuatro de las marcas más conocidas por el gran público (Peugeot, Citroën, Hyundai y KIA) han puesto toda la carne en el asador. Al CAI 2012 compiten dos modelos que son un dechado de virtudes cuando se trata de buscar espacio, diseño, tecnología, e imagen a buen precio, el 508 y el i40.

La llegada del Peugeot 508 supuso un revulsivo para la marca del león, pues con un diseño que retoma la mejor tradición deportiva crearon una berlina de gran tamaño que sustituyo de golpe a dos modelos ya vetustos, el 407 y el 607. Mucho espacio, una amplia gama mecánica que incluye hasta un evolucionado modelo híbrido diesel 4×4 y una calidad muy por encima de las generaciones anteriores con detalles tan llamativos como el head up display le posicionan en una situación muy golosa.  Una vez al volante una conducción efectiva, aplomada y con un dinamismo que lleva en los genes proporciona todo tipo de satisfacciones.

Hyundai no tenía una base tan clara de la que partir, pero hace su incursión en el mundo de las “berlinas aspiracionales” con un modelo que ha despertado gran revuelo desde el primer momento de su presentación. Del i40 lo que más llama la atención es su diseño, que ha sido obra del Centro Europeo de I+D de Hyundai y le dota de un cierto aire coupé muy atractivo, y una vez al volante su espacioso y confortable habitáculo agasaja a los pasajeros en cualquiera de sus plazas. La carrocería familiar es si cabe más atractiva que la sedan, y ahí quiere hacer más daño a Audi y a sus afamados Avant. Una vez en marcha, el bloque 1.7 diesel de 136CV se muestra sin embargo insuficiente, desfasado con el gran coche que es el i40 en el resto de las facetas, así que habrá que esperar a versiones más potentes para obtener mayor agrado.

Esta guerra de berlinas medias y grandes viene acuciada por el hecho de que a escala inferior está sucediendo algo similar con las berlinas derivadas de modelos compactos, que a base de crecer en tamaño y proponer soluciones de movilidad familiares con capacidades de hasta 550 litros de maletero están empujando al segmento D a ese crecimiento desmedido. A este respecto hay un contendiente en el CAI 2012 que refleja a la perfección esa circunstancia y a la que todavía no hemos podido meter mano, el Volkswagen Jetta. Este modelo hace furor en el mercado americano, y ha dejado de ser una versión más del golf para convertirse por derecho en una entidad propia. En cuanto tengamos impresiones de primera mano os contaremos como va.

0 comentarios