Volkswagen Jetta: impera la lógica alemana

Volkswagen Jetta
Ya he hablado en varias ocasiones del Volkswagen Jetta en el blog del CAI, Coche del Año en internet 2012, BP Ultimate. Pese a que es un coche que no presenta nada nuevo, no alardea con un diseño diferente o extravagante, tiene un interior que debería tener una calidad equiparable a la de un Golf, es uno de los coches que mejor sabor de boca me ha dejado cuando toca la hora de ponerse al volante y de utilizarlo a diario.

TSI y DSG: dos siglas a tener en cuenta
Yo pude probar la versión sobrealimentada de gasolina 1.4 TSI 160 CV asociada al cambio automático de doble embrague DSG de siete velocidades (ver prueba). Sin duda, lo que más me gustó de esta versión es el buen conjunto mecánico -en mi opinión, de lo mejor que hay en el segmento-. Sin ser un coche que apueste por una conducción deportiva, como es lógico y normal, disfruté mucho conduciéndolo durante todo el tiempo que lo tuve.

El 1.4 TSI de 160 CV es un motor que va realmente bien; es muy refinado, sube muy bien de vueltas y le va como anillo al dedo al cambio DSG de siete velocidades, ya que permite cambiar muy rápido cuando toca subir de marchas y estirar el motor al máximo en las reducciones, lo que también se traduce en rapidez.

Grandes sensaciones cuando nos ponemos al volante
El bastidor, que en el caso de la unidad que pude probar estaba dotado con la suspensión deportiva, cumple perfectamente para disfrutar de la estabilidad que cabe esperar en una berlina de este tipo. Pero lo mejor de todo el conjunto mecánico, no es su estabilidad, sino el buen tacto que tiene la dirección y lo que se disfruta cuando se trata de negociar una curva.

Por tanto, el Jetta es una berlina que te convence cuando la conduces. Además, todo el equipamiento que puede ofrecerte funciona muy bien. Te sientas a los mandos y te encuentras cómodo desde el principio, como si el puesto de conducción estuviera hecho a medida. Todos los botones están donde deben estar, el volante es como tiene que ser y el panel de instrumento presenta el diseño que se espera de un buen cuadro de mandos. Vamos, que lo que impera, con buen criterio, es la aplastante lógica de los alemanes.

A mí me ha gustado y me ha convencido por completo. Es un modelo que ofrece todo lo que cabe esperar en una buena berlina de tamaño medio y, además, cuenta con una base mecánica única que sus más directos rivales no son capaces de alcanzar.

¿Y tú, qué opinas?

Gustavo Rodríguez | SOBRECOCHES.com